Demografía y ahorro

EBN Grow

Los mínimos históricos de la natalidad nacional y una mayor longevidad del ser humano, nos sirven de catalizadores para los graves problemas económicos y sociales con los que nos vamos a encontrar en el futuro.

 

Los grandes avances en medicina y la poca natalidad que registra España llevan a formar una pirámide poblacional cada vez más vieja en media de edad.

 

Los grandes avances en medicina y la poca natalidad que registra España llevan a formar una pirámide poblacional cada vez más vieja en media de edad. Conlleva esta situación un cúmulo de consecuencias para la propia sociedad y su supervivencia, ya que la falta de reemplazo generacional no sólo implica una menor población y un mayor envejecimiento, si no que además la propia falta de mano laboral hará caer por su propio peso la contribución a entidades de carácter público quedando, por ejemplo, pensiones financieramente insostenibles.

 

Cantidad de nacimientos totales en España:

Fuente INE

 

Desde 1941, en España nunca se ha dado una tasa de natalidad como la actual, con solo 8,79 nacidos por cada mil habitantes, unos niveles preocupantes comparados con los 669.378 nacimientos en el año 1975, año en que la etapa de los baby-boom ya empezaba a ser claramente decreciente.

 

Aún más enriquecedora e ilustrativa resulta la siguiente proyección de población residente en España realizada por el Instituto Nacional de Estadística. En dicha proyección, se observa que la población es cada vez menor y el estrechamiento entre jubilados y trabajadores es peligrosamente cercano.

 

Proyecciones de población 2016-2066 residentes en España:

Fuente INE

 

Estas proyecciones hechas hasta el año 2066 auguran serias complicaciones demográficas. Con un sistema de pensiones públicas que ya ha entrado en crisis con un déficit de 17.000 millones al año, parece claro que vamos encaminándonos a un futuro no tan lejano en que el Estado tenga que emitir deuda sólo para poder pagar pensiones. Dándose esta circunstancia en el año 2017, resulta lógico pensar que, ante la poca certeza de poder mantener las pensiones de todos en el futuro, es menester generar un ahorro ajeno a las propias pensiones.

 

Este nuevo concepto de ahorrador actual preocupado por saber que el sistema de pensiones está abocado a sufrir (o incluso desaparecer tal y como lo conocemos hoy), que debe buscar rentabilidades suficientes como para cubrir al menos el coste de la inflación en su dinero ahorrado, es el punto de partida para lograr el bienestar en el futuro.

 

 

Foto: Carl Nenzen Loven. Unsplash.

 

 

Le puede interesar

  • 25 Jul 2018

    Quien más y quien menos es consciente de la necesidad de ahorrar para el futuro, pero la cosa cambia cuando se introduce el término “invertir”. Y es que el ahorrador español es conservador por naturaleza, y le cuesta asumir una de las máximas del mercado: para obtener una buena rentabilidad, es necesario asumir algún riesgo.

    VER MÁS
  • 28 Jun 2018

    La jubilación es la principal preocupación financiera de los españoles, que cada vez son más conscientes de que necesitarán ahorrar un dinero que complemente la pensión pública para su retiro. El problema es que no todos tienen claro cómo hacerlo ni cuánto van a necesitar para asegurarse la jubilación con la que sueñan.

    VER MÁS
  • 1 Jun 2018

    En el año 2007, España estaba a la cola en conocimiento e interés por la planificación financiera. Esta realidad ha mejorado, pero la concienciación al respecto y más con una crisis como la vivida, no deja de ser baja.

     

    La planificación financiera de nuestros ahorros es una necesidad, no debe de ser vista como una opción o alternativa a tener en cuenta.

     

    VER MÁS

Marque el ritmo de su inversión

Cada inversor tiene un perfil y unos objetivos financieros. Le ofrecemos tres vías distintas de relación para que pueda elegir cual se adapta mejor a su situación personal.

Manténgase siempre bien informado

Suscríbase a nuestras newsletters.