Las pensiones no pueden bajar, ¿o sí?

EBN Grow

El gran número de análisis sobre la situación deficitaria de la Seguridad Social y las variopintas propuestas de reforma que están apareciendo de forma continua en los medios de comunicación en las últimas semanas, no deberían hacernos olvidar que la pensión es un derecho. Derecho que nos hemos ganado con las cotizaciones realizadas durante muchos años y, en consecuencia, la pensión no es una dádiva que tengamos que agradecer al alcanzar la jubilación.

 

Si la pensión es un derecho no debería haber dudas sobre el mantenimiento del actual nivel de las pensiones, sin embargo en el diseño del modelo de nuestro sistema de pensiones se cometieron grandes errores que ponen en la cuerda floja nuestros derechos. Vamos a analizarlos.

 

A la hora de crear un sistema público de pensiones hay que tomar dos decisiones fundamentales. La primera es si optar por definir una pensión mínima que garantice un sustento básico y establecer los mecanismos para dar la información suficiente a los individuos para que tomen las decisiones adecuadas sobre el ahorro, en función de sus capacidades y del nivel que quieran alcanzar;  u optar por definir un importe de las pensiones públicas que permita a los jubilados llevar un nivel de vida parecido al que mantenían mientras trabajaban y despreocupar a los ciudadanos de cómo hacer frente a sus gastos en la vejez.

 

Detrás de la opción de establecer una pensión mínima está la confianza en que los ciudadanos, con información adecuada, tomarán las mejores decisiones sobre su ahorro y además da solución a aquellas personas que fueran poco previsoras para que no tengan que depender de la beneficencia para subsistir una vez se jubilen. Por el contrario el fijar una pensión más alta que la mínima vital implica una desconfianza en la capacidad de los individuos para planificar correctamente su jubilación y la asunción de que de forma centralizada se puede planificar la vida de los individuos.

 

La segunda decisión clave es elegir el sistema de financiación. Aquí otra vez se presentan dos opciones. La primera es un sistema de capitalización mediante el cual cada ciudadano va llenando su propia hucha y acumula un fondo que será el que financie su pensión. La segunda opción es un sistema de reparto mediante el cual con los ingresos de cada año se pagan las pensiones de ese mismo año, es decir, nuestras pensiones dependerán de aquellos que estén cotizando cuando alcancemos la jubilación, es la llamada solidaridad intergeneracional.

 

La diferencia entre ambos sistemas es que el sistema de capitalización es viable por sí mismo ya que cada individuo va acumulando con sus cotizaciones un fondo con el que se financia su pensión. Por el contrario en el sistema de reparto las pensiones dependen de que cada año haya ingresos por cotizaciones suficientes para pagar las pensiones, es decir, es un sistema piramidal similar al que utilizó Madoff  en su famoso fraude.

 

En España se optó por definir unas pensiones que representan, para la gran mayoría de los trabajadores, el 80% de su último salario en activo y se estableció un sistema de reparto.  Ambas decisiones, combinado con el proceso de envejecimiento de la población española, convierten al sistema público de pensiones en una bomba de relojería. Cada vez se pagan pensiones más altas, a más pensionistas, durante más tiempo, y todo ello con la hucha vacía.

 

Aunque el envejecimiento de la población y su impacto en la Seguridad Social era previsible desde hace muchos años (la crisis económica sólo ha anticipado lo inevitable) desde los diferentes gobiernos, partidos políticos y desde el propio pacto de Toledo se ha preferido cerrar los ojos, y cuando se ha roto el silencio ha sido fundamentalmente para acusar a aquellos que alertaban del problema de la pensiones de responder a intereses económicos.

 

La falta de decisiones ha ido agrandando el problema hasta llevarnos a la situación en la que estamos, que es realmente grave. Hoy ya tenemos un déficit en la Seguridad Social anual que equivale al 30% de lo que ingresos por IVA; cada año aumenta el número de pensionistas, los ingresos de la Seguridad Social no son suficientes para pagar las pensiones actuales, el Fondo de Reserva se agotará el próximo año, tenemos un nivel de ahorro privado muy bajo y no se ha desarrollado una cultura financiera del ahorro.

 

¿Y ahora qué?  Para cuadrar las cuentas de la Seguridad Social o se aumentan los ingresos o se reducen los gastos, porque nadie puede pensar que podemos pedir prestado dinero sine die para pagar las pensiones con una deuda pública equivalente al 100% del PIB, y si alguien todavía duda que se lo pregunte a los griegos.

 

Aumentar los ingresos sería volver a caer en un nuevo error; primero porque un aumento de los impuestos o de las cotizaciones sociales implica, y más partiendo de la alta presión recaudatoria que ya soportamos, una reducción del consumo, una caída de la inversión y una mayor propensión al fraude, que llevaría a una ralentización de la economía, lo que a su vez implicaría una menor recaudación. Y segundo porque la transferencia de rentas de los ciudadanos que trabajan hacia los pensionistas no puede estirarse hasta el infinito, ¿las personas en activo estarían dispuestas a pagar por ejemplo el 50% de sus ingresos para pagar pensiones? ¿el 40%? No sé cuál es el límite pero estoy seguro de que existe alguno. Y si democráticamente ganara un partido apoyado por los mayores que, para mantener el nivel de las pensiones, sobrepasara ese límite llegaría un momento que incluso se pondría en peligro la estabilidad de nuestra democracia.

 

Así, aunque nadie quiera ni desee hacerlo, por mucho que se reduzcan otras partidas presupuestarias o que se trate en el corto plazo de aumentar la recaudación, inexorablemente llegará un momento en que no quedará más remedio que recortar nuestros derechos, y sí, se bajarán la pensiones.

 

Como el sistema público de pensiones es muy complejo, ya que afectan factores demográficos, actuariales, laborables y financieros, si no se explica con detalle a la sociedad española la realidad de lo que está ocurriendo, es muy  fácil que se caiga en la demagogia que impidan tomar las medidas correctas. Esa responsabilidad cae principalmente sobre el Gobierno, y es la actual ministra de Empleo y Seguridad Social quien debería estar en todas las televisiones con una pizarra, día sí día también, explicando la realidad de lo que está ocurriendo en nuestro sistema de pensiones. Hay que confiar en los ciudadanos y si no se les da explicaciones no entenderán lo que se nos viene encima y la bomba de relojería, que es el sistema de pensiones, estallará.

 

Álvaro Monterde. Director previsión social March JLT.

 

Foto: VIKTOR HANACEK, Picjumbo.

Le puede interesar

  • 4 Jun 2018
    Estrategias de inversión alternativa

    Los fondos de gestión alternativa buscan la obtención de rentabilidad independientemente del comportamiento del mercado. Es decir, da igual que el mercado suba o baje, mi fondo será capaz de obtener rendimientos positivos en cualquier escenario.

    VER MÁS
  • 1 Jun 2018
    Las pensiones, la esperanza de vida y nuestros ahorros

    En el año 2007, España estaba a la cola en conocimiento e interés por la planificación financiera. Esta realidad ha mejorado, pero la concienciación al respecto y más con una crisis como la vivida, no deja de ser baja.

     

    La planificación financiera de nuestros ahorros es una necesidad, no debe de ser vista como una opción o alternativa a tener en cuenta.

     

    VER MÁS
  • 18 May 2018
    El problema de quedarse quieto

    El miedo a equivocarnos nos hace temer el éxito, por ello el dejar nuestro dinero parado o bajo nuestro colchón, se presenta como uno de los errores más habituales del ahorrador español.

     

    Decía Conrad Hilton, fundador de la cadena de hoteles Hilton: “El éxito está conectado a la acción. Las personas exitosas se mantienen en movimiento. Cometen errores pero nunca abandonan.”

    VER MÁS

Marque el ritmo de su inversión

Cada inversor tiene un perfil y unos objetivos financieros. Pero también una situación vital que determina el tiempo disponible para gestionar sus ahorros. Por eso le ofrecemos tres caminos distintos para alcanzar sus objetivos en función de la disponibilidad de tiempo que pueda dedicar al seguimiento de sus inversiones.

Manténgase siempre bien informado

Suscríbase a nuestras newsletters.