Cómo gestionar el exceso de liquidez en una empresa

La inversión en productos financieros como, por ejemplo, depósitos, es una opción atractiva y muy aconsejable para tesorerías de empresas que busquen rentabilizar un exceso de liquidez.

 

El escenario traído por el coronavirus está causando estragos en la salud financiera de muchos negocios. Los ingresos, en demasiados casos, brillan por su ausencia. Así que la liquidez no es la de épocas de crecimiento, ni siquiera la que podría ser corriente o habitual. Sin embargo, incluso en estos tiempos de pandemia, hay empresas con exceso de liquidez. Aunque de entrada puede ser una situación ideal, también entraña determinados riesgos. La clave reside en analizar el coste de oportunidad de mantener el capital sobrante sin moverlo.

 

Gestionar el exceso de liquidez en una empresa

¿A qué puede dedicarse ese flujo desviado al alza? Pues existen diferentes posibilidades ante tal tesitura que aquí repasamos.

 

  • • Recortar la deuda. Resulta obvio que, si hay exceso de liquidez en un cierto episodio, hay que aprovechar la oportunidad para reducir las cuentas pendientes. De existir éstas, por supuesto.
  • • Colchón para imprevistos. Con la coyuntura actual -tan marcada por la incidencia de la COVID-19- qué mejor momento para situar el capital circulante en un punto razonable. Hasta más allá, exprimiendo la previsión y la prudencia por lo que pueda ocurrir. Para modular esos límites es preciso considerar distintos aspectos de la empresa: el ratio de autonomía financiera (RAF), los periodos medios de cobro y de pago, la rentabilidad del negocio, el coeficiente de liquidez inmediata, etc.
  • • Dotación de reservas voluntarias y estatutarias. El objetivo, de nuevo, es sanear el balance por si la coyuntura empeora… todavía más.
  • • Expansión del negocio. Invertir en la compañía o en la pyme es una alternativa interesante. Aterrizar en nuevos mercados, apostar por otras líneas de actividad, diversificar o crear nuevos productos son algunos de los caminos en este sentido.
  • • Remunerar al inversor. Una situación de exceso de tesorería puede ser la idónea para aumentar el dividendo.

 

Invertir el exceso de tesorería de la empresa

También existe la posibilidad de mover directamente el capital para obtener rendimiento del mismo. Por ejemplo, cediendo el dinero a una entidad financiera durante un tiempo a cambio de un beneficio previamente pactado. Es decir, invirtiendo en depósitos para empresas. En EBN Banco ofrecemos distintos productos en este ámbito:

 

  • • El Depósito Empresa, con una tasa anual equivalente de entre el 0,25% y el 0,40%, un tipo de interés nominal con la misma horquilla de porcentajes, un periodo de 3 a 24 meses y con un capital mínimo de 50.000 euros. Por ejemplo, para un depósito a 3 meses y por ese importe, los intereses al vencimiento del mismo ascenderían a 31,25 euros brutos.

 

  • • El Depósito Combinado Empresas, con una TAE y un TIN del 0,65% o del 0,75% a 12 o a 24 meses y desde 100.000 euros. Por ejemplo, para un depósito a 1 año y el citado montante, el rendimiento final alcanzaría los 650 euros antes de impuestos.

 

Es preciso recordar, para concluir, que se trata, en ambos casos, de productos difícilmente superables en seguridad, así como suponen una vía recomendable para diversificar el riesgo y obtener ingresos financieros.