¿Cómo calcular los intereses de un depósito a plazo fijo?

Riesgo y rentabilidad miden el atractivo de una inversión salvo para los depósitos. En un plazo fijo la seguridad es la clave, pero también es importante calcular los intereses del plazo fijo para saber cuánto ganará con su dinero. Hay dos formas para calcular los intereses de un depósito a plazo fijo. Se puede recurrir al TIN o se puede usar la TAE. Con el primero es más sencillo calcular los beneficios, pero más complicado comparar un depósito con otro cuando el plazo de la inversión no es el mismo.

Hay dos medidas para averiguar la rentabilidad con un interés fijo. Se puede recurrir al TIN o se puede usar la TAE. Con el primero es más sencillo calcular los beneficios, pero más complicado comparar un depósito con otro cuando el plazo de la inversión no es el mismo.

 

Cómo calcular el interés de un depósito a plazo fijo: ejemplos y fórmula

Averiguar los intereses de un depósito bancario usando el TIN o tipo de interés nominal es muy sencillo. Y es que el TIN es la rentabilidad total que obtendrá por su dinero. Un plazo fijo con un TIN de 1% supone un beneficio de 100 euros por cada 10.000 euros invertidos sin importar el plazo de la inversión. Basta con dividir el capital invertido entre 100 y multiplicarlo por el interés ofertado.

En este punto, da igual que el depósito sea a 3 meses, 6 meses o 18 meses. Eso es lo que obtendrá por su plazo fijo.

La TAE es un poco más compleja, pero también más completa. Son las siglas de Tasa Anual Equivalente y supone adaptar la rentabilidad del plazo fijo a un año. Así es posible comparar la rentabilidad de un depósito cuando el plazo no es el mismo. En otras palabras, saber si es más rentable un interés fijo de 0,75% a un año o uno del 1% a 18 meses, por ejemplo.

La TAE incluye en su cálculo el plazo, la periodicidad con la que se liquidan los intereses y posibles comisiones que debas pagar (en los plazos fijos éstas se aplicarán en cancelaciones anticipadas).

 

Dos ejemplos del tipo de interés en un depósito utilizando la TAE

Vamos a tomar el ejemplo anterior para saber qué depósito es más rentable, si ese 0,75% a 12 meses o un 1% a 18 meses, partiendo de la base de que los intereses se entregan anualmente y no hay comisiones. La TAE del primer depósito equivaldría a su TIN o ese 0,75% pero no en el caso del segundo. En este caso su TAE será menor que su TIN, porque anualiza ese rendimiento. El resultado es que sigue siendo más interesante con una TAE del 0,83%.

Un ejemplo más servirá para terminar de entenderlo. En este caso partimos de dos depósitos a seis meses que ofrece un 5% TIN. La diferencia entre ambos es que el primer paga los intereses a vencimiento y el segundo lo hace anualmente. ¿Cuál es más rentable? Como seguramente ya habrá adivinado, el segundo, porque su TAE es del 5,12% gracias al pago mensual anual de los intereses, que se suman al capital. El TAE del primero se quedará en el 5,06%.

 

Restando impuestos: así es el interés real del depósito

Para calcular los intereses del un depósito, no debe olvidarse de los impuestos. Y es que a buen seguro Hacienda no va a olvidarse de usted. Los depósitos forman parte de las rentas del ahorro y su rentabilidad se suma a la de otras inversiones para después tributar en la declaración de la renta en función de la siguiente escala:

  • Ganancias hasta 6.000 euros – 19%
  • Ganancias entre 6.000,1 euros y 50.0000 euros – 21%
  • Ganancias de más de 50.000,01 euros – 23%

Esta tabla se aplica de forma progresiva y el porcentaje es la parte de los beneficios que deberá pagar en la declaración de la renta. Imagine que ha invertido 100.0000 euros para obtener una rentabilidad de 1.000 euros. Al hacer el IRPF tendrá que abonar en impuestos 190 euros. Esto supone una merma de su beneficio y marca la rentabilidad real de su plazo fijo. Si quiere calcular el interés real de un depósito, nunca debe olvidarse de Hacienda.

Por último, si desea saber lo que gana de verdad, también puede incluir el efecto de la inflación. La forma más fácil de hacerlo es tomando como referencia el IPC. Para ello bastará con que reste el porcentaje de IPC al los intereses que espera cobrar. Así, con una inflación del 0,5% y un rendimiento para su depósito del 1%, los intereses después de descontar la inflación serían del 0,5%.

Si quieres saber mas sobre los depósitos y los depósitos combinados echa un vistazo a este artículo. Descubre como funcionan, cuales son sus características y sus ventajas e inconvenientes.