Cómo combatir la inflación en 2022

La inflación promete ser una de las grandes historias a corto y medio plazo. El ejercicio 2021 ha sido el de la vuelta de la inflación, que ha pasado de un 0,5 a un 5,4% hasta noviembre en términos de variación anual.

 

Desde 2008 no se veía un dato tan elevado y hay que remontarse a 1992 para ver uno superior.

 

 

 

La pregunta que ronda ahora es si se trata de una tendencia puntual o la inflación ha llegado para quedarse.

 

Para responder lo primero es tener claro por qué ha vuelto la inflación. ¿Cuáles son los motivos de este repunte inflacionario que se veía en 30 años?

 

En el caso de España, el aumento de la inflación está sostenido por los grupos de vivienda y transporte. Ambos tienen el mismo responsable detrás: el precio de la energía.

 

En el caso de la vivienda, se trata del precio de la electricidad y en el del transporte, el aumento del precio del crudo.

 

La inflación subyacente, que mide el aumento de precios sin la energía ni los alimentos, apenas fue de un 1,4%, más de cuatro puntos porcentuales de diferencia.

 

En cualquier caso, este repunte energético es la parte más coyuntural del aumento de la inflación. Tanto el Banco Central Europeo (BCE) como el Banco de España (BdE) esperan que remita durante la primera mitad de 2022.

 

¿Habrá inflación en 2022?

 

¿Y el resto de elementos inflacionarios? La energía sólo explica una parte del panorama de inflación general, que no solo afecta a España. En Estados Unidos el dato se ha disparado al 6,2% y en la zona euro al 4,1%.

 

Hay otros factores que ejercen presión inflacionista. El primero es la escasez de materias primas. Una parte de esa carencia tiene que ver con la propia cadena de suministro, especialmente el marítimo.

 

La pandemia ha creado lo que se conoce ya como la crisis de los contenedores, por la falta de medios para transportar mercancías, que ha disparado el coste de los fletes. Y no porque no existan estos contenedores, sino porque no están en el lugar que deberían.

 

Esta falta de suministro también presiona los precios al alza por ley de la oferta y la demanda. Hay más demanda, pero no suficiente oferta ahora mismo. A esto también contribuye la apertura de la economía después de dos años de pandemia.

 

Estamos gastando parte del dinero que se pudo gastar durante el confinamiento, estiman desde el BCE. Y también lo hacemos por un crecimiento salarial propiciado por la falta de mano de obra, en algunos casos por los ERTE y en otras por tratarse de sectores donde la actividad se ha incrementado.

 

Desde el BCE avanzan que la inflación seguirá subiendo antes de caer. Según sus cálculos se moderará en el segundo semestre del año, pero podría persistir si no se solucionan los retrasos en la cadena de suministros.

 

Desde Funcas proyectan que el 2022 terminará con una inflación del 0,9%, dos décimas más que su anterior previsión. La media anual rondará el 2,6%.

Qué pasa con los ahorros en un escenario de inflación

 

La inflación en 2022 puede ser un problema para el ahorro de las familias y amenaza con dilapidar el colchón de ahorros creado durante la pandemia.

 

Y es que la inflación tiene un efecto negativo en el capital que no se revaloriza, hace que el dinero pierda valor por el paso del tiempo. Los ahorros se deprecian con el aumento de la inflación.

 

La razón es que con el mismo capital, se pueden comprar menos cosas. Ahí radica la pérdida de valor. A modo de ejemplo: con una inflación anual del 2% (objetivo del BCE) 1.000 euros de hoy equivaldrán a 817 euros dentro de 10 años. Dicho de otra forma, para igualar el poder adquisitivo de 1.000 euros en una década son necesarios 1.038,5 euros.

Qué puede hacer para protegerse de ella

 

La única forma de protegerse frente a la inflación de 2022 o de cualquier otro periodo es revalorizar su dinero. En otras palabras, invertir y conseguir una rentabilidad que, por lo menos, iguale a la inflación.

 

Además, si invierte a largo plazo querrá aprovechar el interés compuesto para hacer crecer más rápido su patrimonio. Esto pasa por superar la inflación con sus inversiones. ¿Dónde invertir a largo plazo para conseguir la mejor rentabilidad?

 

En el mercado encontrará multitud de soluciones a su alcance. Una de las más flexibles son los fondos de inversión. En el supermercado de fondos de EBN podrá acceder a una amplia selección de productos para todo tipo de perfiles y todos ellos a través de clases limpias de fondos, sin retrocesiones. Así pagará menos comisiones y maximizará su rentabilidad.

 

Si prefiere que un profesional se encargue de esa selección, puede acceder a fondos perfilados, que están creados en base al perfil de riesgo de cada cliente.

 

Independientemente del producto que elija, lo importante es tener claro que la inflación es el enemigo a batir para su ahorro.

 

 

Disclaimer:
La información contenida en este documento se ha obtenido de buena fe de fuentes que consideramos fiables, empleando la máxima diligencia en su realización y referidas al momento de su emisión. No obstante, EBN Banco de Negocios, S.A. no garantiza la absoluta integridad, exactitud o veracidad de la información que se contiene en el presente documento, la cual se manifiesta ha sido basada en servicios operativos y estadísticos u obtenida de otras fuentes de terceros. Este documento tiene un propósito meramente informativo, por lo cual EBN Banco de Negocios, S.A. no se responsabiliza en ningún caso del uso que se pueda hacer del mismo. Las opiniones y las estimaciones son propias de EBN Banco de Negocios, S.A. y pueden estar sujetas a cambios sin notificación previa. Se permite la reproducción parcial del Informe Mensual, siempre que se cite la fuente de forma adecuada y sea remitida una copia al editor.
Rentabilidades pasadas no garantizan ni son indicativas, en ningún caso, de rentabilidades futuras. Los inversores pueden experimentar resultados diferentes a los mostrados. Toda inversión implica riesgo EBN Banco de Negocios, S.A. no puede garantizar que cualquier capital invertido mantendrá o aumentará su valor. EBN Banco de Negocios, S.A. no garantiza la exactitud de las estimaciones ni se responsabiliza de estas.