Depósitos vs Fondos de inversión

¿En qué es mejor invertir, en depósitos bancarios o en fondos? Cada producto tiene sus ventajas y desventajas y conocerlos es la mejor forma de elegir entre uno y otro e incluso compaginarlos.

El producto en el que invertir es una elección muy personal. No obstante, hay que tener en cuenta, diversos factores, tales como la oferta, su flexibilidad, la facilidad con que pueda hacerse líquido, los riesgos, las posibilidades de rentabilidad, la fiscalidad, etc.

Ese análisis lo aplicaremos, en las próximas líneas a dos de los productos financieros clave en el largo plazo. Aquí van las ventajas y las desventajas de los depósitos frente a los fondos de inversión.

 

Depósitos vs fondos de inversión

¿Fondos o depósitos? Es una de las cuestiones que se plantean muchas personas al valorar dónde invertir su dinero. Desde una perspectiva histórica, las imposiciones tanto a plazo fijo como a la vista fueron la gran apuesta del ahorro en España, con un perfil tradicional y de riesgo bajo. Sin embargo, en los últimos años, la caída en los tipos de interés ha provocado que esa atención ya no sea tan fija, desviándose, entre otros, a productos como los fondos de inversión, que han ganado en variedad de oferta y mejorado en su fiscalidad. Veamos de manera más concreta el análisis depósitos vs fondos de inversión.

 

Qué es un depósito bancario

En primer término, un escueto repaso conceptual. Los depósitos consisten en la entrega de un cierto dinero a una entidad financiera durante un tiempo determinado. Transcurrido ese plazo, el banco devuelve el capital inicial, junto con los intereses previamente pactados. Aunque se trata de un mecanismo simple, aquí puede saber más sobre los depósitos bancarios.

 

Qué es un fondo de inversión

Por su parte, un fondo incluye un patrimonio sin personalidad jurídica constituido por las aportaciones de múltiples inversores. La sociedad gestora que ejerce la administración y representación del fondo se encarga de invertir esas aportaciones en distintos activos e instrumentos financieros, cuya evolución en los mercados determina los resultados, positivos o negativos, obtenidos por los inversores o partícipes. Hay distintos tipos según el activo en el que inviertan: de renta fija, de renta variable, mixtos, así como inmobiliarios, de capital riesgo o sobre commodities y materias primas.

 

Ventajas de los depósitos

Aclarados ambos conceptos, toca enumerar los pros de los primeros en la comparación depósitos vs fondos de inversión.

  • El principal atractivo de un depósito es la seguridad de no perder el capital que se desembolsa al principio y que el ahorro está garantizado. De hecho, los depósitos son los productos más seguros del mercado junto con las cuentas corrientes. Tan es así, que tienen el respaldo del Fondo de Garantía de Depósitos, que cubre hasta 100.000 euros por ahorrador y entidad financiera. A partir de esta cifra, existe el riesgo de perder en caso de liquidación de la entidad, lo cual, aunque posible, es un escenario muy poco habitual. Es decir, que, dada la cantidad que cubre el FGD, los depósitos bancarios son un vehículo recomendable para invertir su dinero de forma segura.
  • Se trata de una inversión con un grado de complejidad muy bajo -por no decir nulo-, que no requiere de conocimientos previos.
  • Sabe el rendimiento de antemano, sin trampa ni cartón. Eso sí, no debe olvidar la diferencia entre la rentabilidad nominal y la real, restando esta última los impuestos sobre el beneficio que logre.
  • Al conocer el interés, puesto que está pactado, los depósitos pueden ser un buen refugio en momentos de incertidumbre en los mercados financieros.
  • Flexibilidad para elegir plazos de inversión. Los depósitos pueden contratarse a tres meses, pero también a cinco años, pasando por una importante variedad de rangos temporales. No obstante, los plazos más habituales son entre 9 y 24 meses.
  • Amplia oferta en el mercado, al contar todas las entidades financieras con este producto por su sencillez.
  • Los depósitos son fáciles de contratar, puesto que apenas sí implica papeleo hacerlo.

 

Desventajas de los depósitos

En el ámbito de los contras que implican los depósitos se encuentran los siguientes:

  • La conversión en liquidez es limitada, dado que, como ya se ha indicado, existe un plazo de vencimiento pactado de forma previa. Si el ahorrador quiere retirar su dinero antes de la fecha establecida, deberá pagar una penalización en la mayoría de los casos, aunque también hay otros en los que no será posible recuperar el capital invertido hasta el vencimiento. Este producto sale perdiendo, por tanto, en este aspecto en el análisis depósitos vs fondos de inversión,  aunque también hay fondos que son ilíquidos salvo en las ventajas de liquidez específicas.
  • La rentabilidad que ofrecen es ajustada en relación a la que puede conseguirse con otros productos financieros, aunque los últimos asumen más riesgo. Ello no quita para que los mejores depósitos sí aporten un rendimiento interesante para el ahorro conservador. En este punto, puede tratarse de una ventaja o una desventaja dependiendo de su perfil inversor.
  • Fiscalidad desfavorable. Cada vencimiento del producto conlleva cumplir con Hacienda, así que no hay diferimiento fiscal: el IRPF queda entre el 19% y el 23% de las ganancias cada vez que renueve su depósito.

 

Ventajas de los fondos de inversión

En cuanto a los fondos, sus principales virtudes son las que figuran a continuación.

  • Una de las principales ventajas de estos vehículos es que la mayoría son 100% líquidos. En otras palabras, puede recuperar su inversión en cualquier momento que lo necesite. Eso sí, hay fondos con restricciones de liquidez.
  • El potencial de rentabilidad es mayor en los fondos que en los depósitos, aunque como contrapartida, también puede haber pérdida.
  • Enorme oferta y diversidad: en España hay 5.880 fondos de inversión, según los datos del Banco de España, con lo que resulta obvio que hay mucho para elegir entre diferentes estilos de gestión y perfiles.
  • Al contrario que en los depósitos, en este caso sí hay diferimiento fiscal. En otras palabras, permiten retrasar el pago de impuestos para aprovechar mejor el interés compuesto. No obstante, aunque existe una exención sobre las plusvalías al traspasar su dinero de un fondo de inversión a otro, sí se pagan impuestos, entre un 19% y un 24% del beneficio, por la ganancia patrimonial.

Desventajas de los fondos de inversión

Finalmente, los inconvenientes de los fondos son los que aquí señalamos:

  • En los fondos no existe un respaldo similar al que ofrece el FGD en los depósitos. En cualquier caso, con un fondo el dinero es de los partícipes, no de la gestora o del depositario, por lo que no hay riesgo de pérdida por liquidación.
  • El riesgo es mayor en la comparación depósitos vs fondos de inversión, puesto que las operaciones que realizan en los segundos pueden producir una bajada en la posición del inversor.
  • El proceso de contratación de producto es más complejo en los fondos respecto a los depósitos, ya que habrá que rellenar, por lo menos, un test de conveniencia e idoneidad.

 

Depósitos o fondos de inversión

Depósitos y fondos de inversión son dos productos muy diferentes. El primero es idóneo para la liquidez a corto plazo y para inversores conservadores con mucha aversión al riesgo. El segundo es el vehículo idóneo para inversiones a largo plazo, donde el principal objetivo es la rentabilidad.

Elegir un depósito o un fondo dependerá del horizonte de inversión, de los objetivos concretos y del riesgo que quiera asumir. Además, ambos productos son compatibles, el primero para ese capital que puede necesitar a corto plazo y el segundo para inversiones a largo plazo.

Con todo, considerando los puntos explicados, ¿qué conclusión puede sacarse en la comparación depósitos vs fondos de inversión? Pues que, mientras los primeros son más seguros, conservadores -implican menos riesgo- y se conoce el rendimiento de antemano; los segundos son más dinámicos, líquidos, diversos y su potencial de rentabilidad es mayor, sobre todo en el largo plazo. Conociendo las características, ahora sólo queda que cada inversor elija en función de su perfil, sus intereses y sus expectativas.