Finanzas Sostenibles

Una de las tendencias clave dentro del sector financiero tiene que ver con el medioambiente y la sostenibilidad. Cada vez son más los inversores que apuestas por lo que se conoce como Inversión Socialmente Responsable o ISR. ¿Conoce este valor en alza?

 

Por otro, la propia Unión Europea ha dado forma al Plan de Acción Europeo para financiar un desarrollo sostenible o Plan de Acción UE de Finanzas Sostenibles en el que el sector bancario tendrá un papel clave como canalizador de flujos de capital hacia inversiones en proyectos sostenibles.

 

La inversión sostenible, al alza

 

En el mundo hay más de 30 billones de dólares invertidos con criterios sostenibles, lo que supone más de un cuarto de todo el dinero en circulación según el Global Sustainable Investments Review.

 

La inversión con criterios sostenibles, conocida como Inversión Socialmente Responsable (ISR) hace tiempo que dejó de ser una moda. Sólo en España la inversión ISR creció un 36% en 2019 según el estudio La Inversión Sostenible y Responsable en España 2020, desarrollado por Spainsif.

 

En total, la inversión siguiendo criterios sostenibles suma ya 285.454 millones de euros bajo gestión en España y sigue creciendo. Uno de los pilares de este modelo de inversión es la apuesta por empresas que cumplan ciertos criterios ASG o criterios ambientales, sociales y de gobierno corporativo o ESG en sus siglas en inglés.

 

La inversión ISR y ESG es una forma de enfocar el dinero hacia empresas y proyectos más respetuosos con el medio ambiente y más sostenibles. Esta es una tendencia al alza. Según el Estudio Global Inversión 2020 de Schroders, un 76% de las personas nunca invertiría en contra de sus principios y un 45% ya destina dinero a productos sostenibles.

 

En el sector financiero, cada vez son más los bancos que o bien tienen carteras de inversión específicas ISR o que están aumentando el peso de este tipo de inversiones dentro de sus carteras.

 

¿Son rentables las finanzas sostenibles?

 

Rentabilidad y sostenibilidad pueden ir de la mano, tanto para la banca como para el inversor particular. De hecho, este es uno de los motivos por los que la inversión ISR y ESG ha ido ganando peso.

 

A modo de ejemplo, la rentabilidad del índice bursátil ENLACE A ARTÍCULO SOBRE LA TEMÁTICA MSCI World ISR comparado con el MSCI World es un 0,95% superior para periodos de cinco años y de 0,06% para periodos de 10 años. En otras palabras, invertir de forma sostenible ya no es sinónimo de dejar sobre la mesa parte de la rentabilidad.

La Europa climáticamente neutra y las finanzas sostenibles

 

El Pacto Verde Europeo, que aspira a conseguir que el Viejo Cotinente sea climáticamente neutra, unido al Plan de Acción UE de Finanzas Sostenibles y a que 2020 marca el inicio de la Década para la acción por los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la ONU han impulsado cambios importantes en el sector financiero en pos de unas finanzas más sostenibles.

 

La banca y todo el sector financiero tendrán un papel clave. Por un lado, deberán integrar la sostenibilidad en sus estrategia de negocio y en su forma de invertir y, por otro, se les va a exigir que sean capaces de canalizar sus inversiones y las de los inversores privados hacia proyectos sostenibles y eficientes.

 

Para lograrlo, la UE ha dado un paso adelante con la publicación de su taxonomía de finanzas sostenibles a través del Reglamento (UE) 2020/852. Esta taxonomía sirve para definir los criterios de lo que se considera una inversión sostenible y medioambiental.

 

Los principios de esta taxonomía se resumen en seis objetivos que debe cumplir cualquier empresa o entidad que quiera considerarse sostenible. A saber:

  • Mitigación del cambio climático
  • Adaptación al cambio climático
  • Utilización sostenible y protección del agua y de los recursos marinos
  • Transición a una economía circular, prevención de residuos y reciclado
  • Prevención y control de la contaminación
  • Protección de ecosistemas saludables

 

Además, como parte del cambio que pretende impulsar la UE, se van a integrar la sostenibilidad en la organización, procesos de inversión y gestión de riesgos de las entidades y bancos que participan en los mercados financieros.

 

Las finanzas sostenibles están aquí para quedarse y una buena forma de empezar a invertir de forma sostenible es usar fondos ISR. Con el buscador de fondos de EBN podrá hacerlo por tu cuenta, pero si lo prefiere en el área de gestión patrimonial podrá diseñar con un asesor independiente una cartera sostenible a su medida. EBN Banco le recuerda que, en su compromiso con el medioambiente, puede seleccionar fondos socialmente responsables, algunos de ellos muy vinculados al uso de energías renovables como BGF Sustainable Energy D2 USD.

 

Le puede interesar

  • 1 Feb 2021
    Ciberseguridad: consejos y advertencias en la era digital

    Unas simples precauciones y rutinas fáciles de seguir pueden ser de gran ayuda para mejorar en ciberseguridad, también en el uso cotidiano de las herramientas de banca digital que tiene a su disposición para operar con sus cuentas en las tareas más habituales como consultar su saldo, actualizar sus datos o realizar transferencias.

     

    Ver más
  • 16 Nov 2020
    Fintechs: qué son y qué tipos existen

    La tecnología se ha ido adentrando en todos los sectores y negocios y las finanzas no son una excepción. En eso es precisamente en lo que consiste una fintech, en la unión de tecnología y finanzas. Esa sería una primera definición de Fintech, pero no la única.

     

    Ver más
  • 26 Oct 2020
    Depósito para empresas: qué son y cómo funcionan

    Una buena empresa es aquella con un buen negocio capaz de generar dinero y una mejor gestión de su tesorería. La gestión de los flujos de caja puede marcar la diferencia y los depósitos para empresas son una forma de conseguir rentabilidad extra para los excedentes de caja.

     

    Ver más