Crisis de Abastecimiento: ¿cómo nos afecta la situación con el transporte de mercancías?

La crisis de abastecimiento tiene al mundo en vilo debido a la dependencia que tenemos de la situación en los puertos, pero ¿cómo afecta esto al inversor?

 

Vivimos en un mundo globalizado, interconectado a todos los niveles; telecomunicaciones, movilidad geográfica, movilidad laboral, suministros y mercancías entre otros. Somos totalmente dependientes unos de otros, y algunas zonas son esenciales para el resto del mundo.

 

Y es aquí donde queremos incidir, en la importancia en el abastecimiento de mercancías procedentes de los mayores puertos del mundo y que son los principales responsables de que al resto de los países no les falten bienes.

 

Alrededor del 80% de los bienes que consumimos en el mundo se transportan por vía marítima, según estimaciones de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo.

 

El coste de importar productos desde China al resto del mundo se ha disparado a niveles impensables, un factor más a tener en cuenta que se suma a la actual situación que vive el gigante asiático.

 

«Si antes pagabas US$2.000 por mover un contenedor desde China a la costa oeste de Estados Unidos, ahora tienes que pagar US$20.000”

  • crisis-transporte-mercancias

El Shanghai Containerized Freight Index es el índice más utilizado para las tarifas de flete marítimo, que recoge la evolución de los fletes desde Shanghai—el puerto más grande del mundo—con las 13 principales rutas mundiales.

 

El SCFI, presenta una subida anual del 63%, incluyendo la caída del 2,4% que acusa en las últimas cuatro semanas. Una subida que lo ha llevado a marcar máximos históricos desde que comenzó a calcularse en 2011.

 

A la falta de contenedores se suman los atascos que existen en los mayores puertos internacionales y los cierres temporales de algunos terminales marítimos chinos debido a las estrictas medidas para controlar la pandemia de covid-19.

 

Esto coincide con la paulatina apertura y recuperación de la economía, con lo que la demanda de productos y servicios se hace más intensa que nunca. Por lo que una crisis de desabastecimiento en el medio de transporte principal que es el responsable de satisfacer la demanda mundial de productos y servicios puede ser caótica.

Causa principal de la crisis de abastecimiento

 

Gran parte de la crisis de desabastecimiento que estamos sufriendo hoy es debido a la situación vivida el año pasado. Cuando disminuyeron sus compras en medio de los confinamientos, muchas firmas transportistas redujeron también sus operaciones.

 

Este año, como señalábamos anteriormente, la demanda volvió a incrementarse en muchas partes del mundo y esto provocó que el sistema de transporte marítimo no estuviera preparado para responder a esa reactivación.

 

Si a eso le añadimos el cierre temporal de terminales portuarias en China o el cierre de fábricas en países como India, Vietnam o Bangladesh por la pandemia, la situación se complica.

 

La campaña navideña está ya presente y las compañías de todo el mundo están empezando a realizar pedidos masivos para poder afrontarla con garantías.

 

No hay suficientes barcos, no hay suficientes contenedores, y existen demasiados retrasos en los puertos para entrar y salir. Esto afecta la cadena logística.

 

¿Qué efectos está teniendo esta falta de suministro a los distintos sectores?

 

Ya lo estamos sufriendo, todos hemos oído que los sectores de microchips van a sufrir falta de stock, esto afecta a muchos otros sectores como el de los automóviles, ordenadores, consolas etc etc…

 

Sectores como el de los juguetes, que afronta como decíamos, la campaña de regalos navideños es otro que se puede ver muy perjudicado por falta de stock. Otros sectores como el del textil también se está viendo afectado al sufrir retrasos en la llegada de prendas de la temporada otoño/invierno a los escaparates de las tiendas lo que provocará un aumento de precios en todos los sectores al haber menos oferta.

 

Consecuencias de la crisis de abastecimiento: subida de precios

 

Este cuello de botella del que parece vamos a ser testigos, origina un efecto de encarecimiento de los bienes que las empresas importan para su distribución en nuestro país. Multitud de sectores ya se están viendo afectados con subidas de precios que van desde el 50% al 200% en algunos casos.

 

Esto afectará inevitablemente a la cuenta de resultados de las compañías a final de año. Y ese coste en muchos casos se trasladará al consumidor final.

 

Navieras en el punto de mira

 

Parece que hay consenso en culpar a las navieras de abusos en la fijación de precios y de estar aprovechando este estrangulamiento para incrementar sus cuentas de resultados, reduciendo barcos y salidas antes del parón de la pandemia lo que produjo mayor tiempo de tránsito marítimo y por consiguiente mayor coste para el cliente.

 

Posibles soluciones a esta crisis

Aunque las empresas están tratando de poner solución a la crisis de abastecimiento, buscando por ejemplo otros centros de abastecimiento que no dependan tanto de China, es difícil encontrar en el corto plazo una solución. Cambiar de medio de transporte a trenes y aviones o cambiar los lugares de producción podría ser una solución para capear por lo menos el fin de año.