Indicadores Macroeconómicos: España 2020

El drama humano, sanitario y social que está provocando el coronavirus es difícil de medir y de analizar. Lo mismo ocurre, en un segundo plano, con el impacto que acabará teniendo en la economía. Aunque llevamos cerca de un año conviviendo con la COVID-19, no es fácil alcanzar hasta dónde llegarán sus tentáculos. Un elemento fundamental para ver el antes y el después de la pandemia lo ofrecen los indicadores macroeconómicos.

 

 

Breve introducción a los indicadores

 

Un indicador económico es un dato estadístico que permite entender cómo estuvo, cómo está y cómo puede estar la economía de un país. Son un elemento clave para predecir la evolución de una economía y, sobre todo, compararla con otras regiones.

 

 

¿Qué importancia tienen?

 

El coronavirus es hoy el ejemplo más recurrente para explicar muchos fenómenos o registros, dada la incidencia que está teniendo a todas las escalas. Sin embargo, los índices macroeconómicos son útiles para observar cómo influyen ciertos movimientos externos en la cotización de Iberdrola, el precio del oro, la evolución de la renta variable o la marcha del sector financiero.

 

Por supuesto, esas mediciones pueden ser también mundiales o reveladoras de la enorme interrelación entre unas economías y otras. Máxime en un planeta tan globalizado, tal y como pone de manifiesto la COVID-19. Antes se aseguraba que cuando EEUU se resfriaba, Europa estornudaba; en tiempos más recientes se asevera que cuando es China la que estornuda, el resto del mundo es el que coge un constipado.

 

 

Tipos de indicadores

 

Considerando la variable tiempo, pueden distinguirse las siguientes macromagnitudes.

Indicadores macroeconómicos retrasados, cuyo valor varía después de que haya cambiado la economía y que confirman previsiones del pasado. Por ejemplo, la tasa de paro, puesto que la creación de empleo se produce meses después de que la economía haya experimentado una mejora.
Indicadores macroeconómicos adelantados, cuyo valor experimenta un cambio previo al de la economía en general y, por ello, se utilizan como detectores de cambios para predecir aceleraciones o desaceleraciones. Por ejemplo, la demanda de financiación por parte de las empresas, que suele experimentar un aumento previo al crecimiento de la economía.
Indicadores macroeconómicos coincidentes, que cambian a la vez que la propia economía. Por ejemplo, el PIB.

 

10 indicadores macroeconómicos clave

 

Existen multitud de índices macro. De hecho, el Banco de España incluye más de 60 categorías en su clasificación. Las hay para perfiles técnicos, aunque también genéricas que conviene conocer.

 

  • Producto Interior Bruto, que señala el conjunto de los bienes y servicios producidos en una región (Asturias, España, la Zona Euro, etc.) durante un espacio de tiempo (un mes, un trimestre, un año…). El PIB es el indicador macroeconómico por excelencia.
  • Inflación, a través del Índice de Precios al Consumo (IPC), que mide las variaciones en bienes y servicios desde la perspectiva del consumidor ofreciendo información sobre el poder adquisitivo de una población.
  • Tasas de empleo y de paro, por medio de la Encuesta de Población Activa (EPA) y los datos de afiliación a la Seguridad Social.
  • Indicadores por sector: servicios, construcción, industria, etc.
  • Dentro de la construcción, cabe considerar el número de operaciones entre particulares, la licitación oficial o el precio de la vivienda nueva y usada.
  • En turismo, las pernoctaciones en hoteles, los vuelos o el tráfico por autopistas de peaje.
  • En industria, la publicación del Índice de Precios Industriales (IPI) suele tener incidencia en los mercados.
  • Estadísticas de consumo: generales, de electricidad, de combustible, de cemento, matriculación de vehículos, ventas minoristas…
  • Financiación de empresas y familias.
  • Sector exterior: exportaciones e importaciones de bienes y servicios.

 

Indicadores macroeconómicos España 2020

 

Estas macromagnitudes suelen compararse con el periodo inmediatamente anterior (entre diciembre y noviembre) o de forma interanual (el primer trimestre de 2018 en relación al mismo lapso de 2017). En el año actual, las tendencias son bruscas en subidas y bajadas por efecto del coronavirus. Así, el PIB de julio, agosto y septiembre creció un 16,7% en la tasa trimestral, pero cayó un 8,7% en la interanual. En general, los movimientos van en ese sentido. Aunque, como es de sobra conocido, hay sectores que se mantienen en cotas bajas: turismo, hostelería, aerolíneas, etc.

 

Toda esta información que proporcionan los indicadores macroeconómicos le ayudará a tomar mejores decisiones sobre qué fondos encajan mejor en su estrategia en cada momento y con EBN podrá despreocuparse de las comisiones porque siempre trabajamos con clases limpias de fondos de inversión.

Incluso si quiere seguir la economía, pero prefiere ayuda en la toma de decisiones, puede optar por recibir asesoramiento independiente para guiarle en sus inversiones.